Pileta de la Asociación Cordobesa de Volantes (ACV)

.

Nota: ante la sorprendente cantidad de mensajes recibidos consultando sobre precios, formas de pago, horarios, actividades, etc. de los clubes aquí mencionados, deseo hacer saber que ese NO es el propósito de este blog y que no poseo ni manejo información alguna a ese respecto.

.

No es común que una institución cincuentenaria consagrada al automovilismo y disciplinas estrechamente relacionadas con la actividad motorizada cuente con infraestructura para darle cabida a otros deportes de naturaleza disímil.

logo ACVPero la Asociación Cordobesa de Volantes (ACV) reúne también toda una plétora de diversas disciplinas que van del rugby al hockey sobre césped, pasando por básquet, boxeo, artes marciales, gimnasia, fútbol y actividades de salón como ajedrez, casín y billar.

Claro que no es todo: su piscina de 25 metros y cinco andariveles, climatizada desde hace unos pocos años para la temporada invernal, adiciona un gran atractivo que en mi recorrido por ambientes acuáticos no me perdí de aprovechar.

Y como si no fuera suficiente, la sede central de calle Lavalleja en pleno barrio Cofico de Córdoba capital -la entidad también posee un predio en el camino a Pajas Blancas- hace alarde de su función social gracias a sus servicios de comedor con menú diario, sauna, peluquería, tienda deportiva y, recientemente, una confitería bailable para mayores de 30.

¿Falta algo más?

Tal vez sí: difusión online. Como muchas otras instituciones por las que he transitado a lo largo de 40 años de natación, la ACV no cuenta con un sitio web completo e informativo acerca de todas sus actividades. A no ser por el rugby y algunas pocas disciplinas de salón, muchos potenciales concurrentes podrían inferir, según se desprende de su nombre, que la institución alberga sólo fanáticos de los fierros y/o vecinos de la zona, como los que residimos en el circuito Cofico-Alta Córdoba.

Si llegó a mi conocimiento la existencia de la piscina de la ACV es porque la sede se encuentra ubicada en un lugar por el que transito diariamente desde hace mucho tiempo y recuerdo, allá por el 2004-2005, haber contemplado los anuncios de la climatización de la piscina al aire libre y por ende la inauguración de las actividades acuáticas durante todo el año. En efecto, cursos de natación para todas las edades, buceo, aquagym, rehabilitación, pileta libre y natación competitiva son actualmente los programas ofrecidos para los concurrentes.

Mi oportunidad de visitar la piscina de esta entidad llegó durante el otoño del 2007 cuando una amplia franja horaria para práctica libre entre las 12 y 16 hs. fue anunciada a precio promocional, de gran conveniencia no sólo económica sino también para coordinar sin problemas deporte y obligaciones laborales.

Siendo la primera piscina climatizada por una carpa desmontable que iba a conocer en mi vida, no niego que tenía gran expectativa por ese nuevo ambiente. Y de hecho, fue una experiencia diferente y apasionante.

Fachada de la ACV sobre calle Lavalleja

Fachada de la ACV sobre calle Lavalleja

.

Un largo trecho cubierto en sube y baja es el que hay que recorrer desde la entrada a la sede en calle Lavalleja (foto de arriba) hasta el lugar donde está emplazada la pileta. Porque una vez que se sube la empinada escalera de unos 15 escalones para arribar al hall de entrada -que conduce al comedor a mano derecha- hay que bajar otro tanto para desembocar en el sinuoso y largo pasillo bajo techo que conduce a los vestuarios y la recepción para las actividades de piscina.

Como en las academias, el abono para pileta es mensual y se entrega una tarjeta plástica en la que consta la cantidad de días disponibles en el mes para la práctica, según el precio por hora que se haya pagado.

Con los vestuarios ubicados justo frente a la recepción, no es gran cosa el trayecto a recorrer para ingresar a los mismos. Instalaciones amplias, de cierta antigüedad pero bien cuidadas y provistas de lockers para guardar nuestras pertenencias, ofrecen comodidad tanto para ducharse como para cambiarse de ropa.

Vestuarios ACV

Vestuarios damas (estas y todas las fotos siguientes son propias)

.

Desde los vestuarios se accede a la piscina mediante una nueva escalera (!)… de lo que deducimos, el lugar puede no ser apto para personas mayores o con problemas de movilidad… Esta escalera es de tipo caracol pero de hormigón y, si mal no recuerdo, está alfombrada de azul. Finalmente, una pequeña puerta nos separa del natatorio cubierto, completamente cerrado, orientado de este a oeste y con su cabecera este lindera al bar-comedor, por lo que los comensales tienen una vista directa de lo que sucede en la piscina.

pileta ACVLa imponente estructura de caños armada en arco sostiene una carpa de lona con paredes laterales traslúcidas para permitir el paso de la luz diurna. El ambiente se encuentra climatizado con caloventores, a una temperatura lo suficientemente acogedora como para que cierta jornada gris de 7-8ºC de máxima (como en realidad me tocó pasar) no se haya percibido mayormente en dicho natatorio. Es posible, no obstante, que este tipo de estructuras requiera de un sistema más eficiente para la extracción del vapor en días de muy baja temperatura ambiente, puesto que ese día, ya sea por esta razón o porque el club no cuenta con dicho sistema, la formación de bruma fue considerable.

La piscina de cinco andariveles es de hormigón, pintado en el fondo y azulejado de verde en los laterales, con salivaderos en todo el perímetro. La profundidad es uniforme, pudiéndose hacer pie en todo momento y como en tantas otras, el logo “ACV” está pintado en la parte central del fondo. Sin embargo, a diferencia de la mayoría, la proximidad de las cabeceras no remata en “T”, sino que las rayas negras del fondo se prolongan ininterrumpidamente hasta subir por la pared de las cabeceras. Pequeño problema para los que estamos tan acostumbrados a las “T”… una distracción o un error de perspectiva y zas!… cabezazo seguro contra la pared!

pileta ACVAndariveles rompeolas en buen estado, tablas y manoplas a disposición y fundamentalmente un buen clima de camaradería y cordialidad por parte del personal y los concurrentes, hacen de este natatorio un lugar de visita sumamente placentera.

Esta estructura invernal puede disfrutarse de marzo a noviembre inclusive. A partir de los primeros días de diciembre la carpa es retirada, la caldera apagada y bajo su esqueleto metálico la piscina se prepara para el paisaje estival durante los tres meses siguientes, lista para recibir a los muchos que acuden con sus pequeñas reposeras bajo el brazo para un buen baño no sólo de agua, sino también de sol.

Sin duda, todos aquellos que como yo disfrutan de la “cata de piscinas” encontrarán en este oculto y casi desconocido natatorio climatizado de la ciudad de Córdoba una excelente excusa para hacer una escala.

.

About these ads